Cómo ayudar a mis hijos a mejorar su rendimiento académico


Todos queremos que nuestros hijos tengan un buen rendimiento académico y alcancen las metas más altas. Pero a medida que avanza el curso, se hacen visibles las dificultades que algunos niños tienen para seguir el ritmo. La buena noticia es que cualquier niño puede mejorar su desempeño escolar. Tan solo debemos prestar atención a una serie de factores.

Primero, debemos ser conscientes de las capacidades reales de nuestros hijos. Y, en segundo lugar, aprender a ayudarlo sin presionar más de lo necesario. Nuestra labor como padres consiste en promover el interés por el aprendizaje. Incítales a que sean constantes en su ritmo de trabajo. Una buena forma es utilizar el refuerzo positivo para premiar el esfuerzo. Así, conseguirás motivarles y lograr el éxito escolar.

Lo fundamental

  • Los padres son la mayor influencia en el rendimiento académico de sus hijos. Ayudarles desde las primeras etapas educativas a adquirir y desarrollar un método de trabajo será el camino para lograr éxito.
  • Planifica un horario semanal para organizar el tiempo libre y el de formación. Crea un programa de estudio que sea realista y que esté adaptado a las necesidades de tu hijo. Enséñale que con la práctica y el esfuerzo regular se logran conocimientos y habilidades.
  • Trabajar con tu hijo en la mejora de su desempeño académico fortalecerá vuestro vínculo. Conseguirás que tenga mayor autoestima. La confianza, tanto en sí mismo como contigo, aumentará. Sabrán enfrentarse a los fracasos. Y, además, serán más sociables.

¿En qué se basa el buen rendimiento académico?

El rendimiento escolar no es sinónimo de inteligencia. Es la forma de medir la capacidad de aprendizaje de un alumno. No se trata de calcular cuánto ha memorizado sobre un tema concreto. Tiene que ver con los conocimientos aprendidos en el proceso y de cómo los incorpora a su conducta. Es decir, hablamos de cantidad y de calidad.

El éxito escolar se basa en tres aspectos fundamentales: poder, querer y saber. Comprenderlos hará que puedas ayudar a tu hijo a mejorar su rendimiento.

Poder Querer Saber
Qué es Aptitudes, competencias, capacidades y habilidades necesarias Tener la motivación suficiente para estudiar Conocer cómo estudiar eficazmente
Tu papel como padre consiste en Ayudar a tu hijo a ser autónomo, responsable y persistente.
Enseñarle a desarrollar su potencial y a superar las dificultades
Potenciar la actitud positiva y motivación hacia el aprendizaje Enseñar hábitos y técnicas de estudio orientadas a un aprendizaje significativo

Cómo ayudar a tu hijo a mejorar su rendimiento académico

Para conseguir el éxito escolar no basta solo con supervisar que tu hijo rinda como tú esperas. Debes brindarle colaboración, apoyo y un ambiente familiar que le permitan sentirse seguro (1). A continuación, te mostramos las pautas o tips más importantes que puedes llevar a cabo para mejorar su rendimiento.

Carolina Vera Olivares - Psicóloga

"Nuestra intervención será más impactante en los primeros años de escolarización. Una vez que nuestros hijos van adquiriendo mayor autonomía, la mediación se va reduciendo. Aunque esto no significa que se les deje de mostrar una actitud de supervisión y colaboración."

Tu actitud frente al colegio

Muestra siempre una actitud positiva acerca del colegio, sus profesores y los deberes. Transmitirás buenos valores educativos (2). Y desarrollarás en tu hijo una postura amigable hacia el aprendizaje.

Asistir a las reuniones con los maestros, a las funciones escolares u otros eventos demostrará tu compromiso con la educación. Hazle ver cómo la escuela es relevante para otras áreas de la vida.

maestra con alumna

El modo en que los padres se implican en el desarrollo académico puede ser tanto o más importante que el tiempo dedicado a ello. (Fuente de la imagen: Gustavo Fring:4173339 / Pexels)

Planificación y organización

Ayúdale a planificarse y organizarse. Revisa con él su agenda, el calendario de pruebas, trabajos, y demás. Es la manera de establecer un contacto efectivo entre la familia y la escuela.

Crea un método de trabajo y establece cuánto tiempo dedicará a cada una de las materias. Esto se realizará en función del grado de dificultad y esfuerzo que impliquen:

  1. Hay que comenzar por lo que más le gusta.
  2. Se continúa con lo más difícil.
  3. Dejamos para el final lo más fácil.

Asegúrate de que tenga todo el material necesario (libros, diccionarios, entre otros) antes de ponerse a estudiar. Pero enséñale a que sea él quien lo prepare. Así potenciarás su autonomía.

Crea un hábito de estudio diario

Adquirir un hábito es cuestión de perseverancia. Enseñarle esto a tu hijo favorecerá que tenga una mentalidad de crecimiento. Mejorará su forma de organizarse y le ayudará a ser constante.

Las horas de estudio diarias recomendadas varían según la etapa formativa:

Curso Tiempo de estudio
De primero a cuarto básico Entre 30 minutos y 1 hora
De quinto a octavo básico Entre 1 hora y 1,5 horas
Enseñanza media Entre 1,5 y 2 horas

*Deja de 15 a 20 minutos de descanso entre cada hora. Estos breves descansos en las sesiones de estudio son beneficiosos para concentrarse con mayor facilidad.

Para que tu hijo desarrolle una habilidad o adquiera una nueva competencia, no recurras solo a los materiales tradicionales. Dispones de muchas opciones en Internet:

  • Puedes practicar matemáticas jugando en Matific.
  • O aprender idiomas con Duolingo.
  • Y si se trata de un tema de anatomía, ¿por qué no veis juntos un video en Youtube?

Respeta su tiempo de ocio

Estudiará mejor si sabe que después tendrá un tiempo para descansar y divertirse. Anímale a que haga alguna actividad extraescolar que le guste. El fin de semana es tiempo para descansar y recargar las pilas. Es trascendental que lo aproveche y lo disfrute con la familia y los amigos.

Procura limitar el tiempo delante del computador, la televisión o los videojuegos. Te recomendamos que se ciña a una hora máximo. Y por supuesto, siempre y cuando haya terminado el estudio.

niña viendo clase

Las nuevas tecnologías te brindan fuentes de aprendizaje muy útiles. (Fuente: Julia M Cameron: 4144222/ Pexels)

Responsabilidad y autonomía

Tu hijo tiene que aprender que él es responsable de sus estudios y de sus deberes. Por eso, es fundamental que no hagas las tareas escolares por él (3). Puede ser lo más fácil y rápido, sobre todo cuando llegamos a casa cansados del trabajo. Pero no será lo mejor para su desarrollo.

Muestra una actitud de disponibilidad. Que perciba tu interés y que sienta que puede contar contigo en todo momento. Supervisa sus tareas y genera un clima de colaboración. Conocerás mejor a tu hijo y fortalecerá vuestro vínculo.

Vigila que duerma bien

Para un buen rendimiento escolar es imprescindible que tu hijo tenga unas pautas de descanso adecuadas. El sueño es necesario para integrar la nueva información adquirida. Es el momento en el que el cerebro relaciona conceptos, ideas y teorías. Es decir, cuando se consolida el aprendizaje.

La Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) aconseja dormir las siguientes horas en función de la edad:

Edad Horas de descanso
De 3 a 5 años 12,5
Entre 6 y 12 9,5
Entre 12 y 18 8,5

Para que las horas de sueño sean efectivas, procura evitar las siguientes conductas antes de ir a la cama:

  • Actividad física.
  • Videojuegos y televisión.
  • Estudiar o hacer los deberes.

Cómo mejorar el rendimiento académico más allá de los estudios

En ocasiones, otorgamos al rendimiento escolar de los niños más importancia de la que queremos reconocer. Pero para lograr este éxito, los estudios no son lo único que hay que cuidar. Tienes que potenciar el desarrollo integral de todas sus facetas: emocional, física, mental, espiritual y social (4). En definitiva, todo aquello para que tu hijo sea feliz.

A continuación, te damos una serie de consejos para ayudar en la mejora del desempeño académico de tus hijos. Es un proceso del que ambos saldréis beneficiados y que se extenderá a todos los ámbitos de vuestra relación.

niño haciendo tareas

Implicarse en el proceso de aprendizaje de los hijos es una tarea obligada para los padres. (Fuente: Max Fischer: 5212346/ 123rf)

Escucha activa

Es vital que escuches a tu hijo. Presta atención a sus inquietudes, curiosidades y hobbies. Una escucha activa te permite identificar más fácilmente sus necesidades. Podrás detectar pequeñas pistas emocionales que, de otra manera, te habrían pasado desapercibidas.

Sabrás qué cosas le desmotivan y cómo darles solución. Antes de imponer castigos, indaga sobre lo que motiva su bajo rendimiento. Hazle preguntas abiertas para obtener más información.

Cuando hables con tu hijo, colócate a la altura de sus ojos. Establece contacto visual. Los pequeños se sentirán valorados y comprendidos. Y tenderán a comunicar sus sentimientos de forma más abierta.

Desarrolla su autoestima

Elogia sus logros y su esfuerzo, aunque no haya conseguido el objetivo propuesto. Hará que desarrolle confianza en sí mismo. Y si tienes que hacer alguna crítica, que sea constructiva. Le ayudará a transformar los fracasos en oportunidades de crecimiento.

Céntrate en el esfuerzo, el progreso y la actitud. Elogios tales como “estás mejorando mucho” o “estoy orgulloso de ti por practicar tanto” harán subir su autoestima. Y como consecuencia, aumentará su motivación.

Las comparaciones son odiosas

Nunca compares el rendimiento escolar de tu hijo con el de otros niños o hermanos. Además de poner en riesgo su autoestima y crearle inseguridad, fomentarás envidias y rivalidades. Transmítele que lo importante es superarse a uno mismo y no competir con los demás. Enséñale dos cosas:

  1. Asumir el fracaso como parte del proceso.
  2. Que lo principal para alcanzar las metas es ser constante y persistente.

Revisa el nivel de expectativas que tienes frente al rendimiento académico de tu hijo/a. No puedes manifestarle constantemente una decepción. Así que, sé realista sobre las habilidades que posee y establece unos objetivos alcanzables. Ten en cuenta que exigirles demasiado puede estresarlos y frustrar su motivación.

El espacio y las herramientas de trabajo

Escoger la zona de estudio ayuda, y mucho, a que mejore en su desempeño académico. Facilítale un espacio donde pueda concentrarse. Busca un lugar tranquilo y bien iluminado, alejado de ruidos o elementos que puedan distraerle (televisión, teléfono, entre otros).

Valora cuándo es necesario que utilice ayudas electrónicas. Internet puede ser una gran herramienta. Pero también es un inmenso distractor. Muéstrale que puede recurrir a otro tipo de recursos, como libros y bibliotecas. Indaga sobre las diferentes técnicas de estudio y prueba con la que mejor se adapte a las necesidades del niño. Porque no hay una única manera correcta de estudiar.

Motiva su curiosidad

Desarrolla y refuerza desde pequeño su afán de aprender cosas nuevas y su curiosidad natural. Anímales a que se planteen preguntas sobre lo que ven. Puedes aprovechar cualquier actividad cotidiana para transformarla en una experiencia de aprendizaje:

  • Un paseo por el parque puede servirte para hablar sobre botánica.
  • Tras una visita al museo de arte, anímale a que dibuje el cuadro que más le ha gustado.
  • Los nombres de las calles son una manera de descubrir la historia de tu ciudad.
  • Realizar la compra puede ser una buena clase de economía.

La lectura: clave en la mejora del rendimiento académico

La lectura por placer se relaciona directamente con sacar buenas notas. Y no solo en las asignaturas de lengua o literatura. En ámbitos como el matemático o el científico, su influencia es clave (5).

Por eso, es fundamental que te vean leer y que les motives a hacerlo. Una buena forma es leerles cuentos cuando son muy pequeños. U organizar un juego en torno a un libro con chiquillos más mayores. Por cierto, recuerda que los cómics también son lectura.

padre e hijo leyendo

La afición a la lectura y el crear un hábito lector podría aportar beneficios en el aprendizaje. (Fuente: georgerudy / 66197095 / es.123rf)

Resumen

Implicarse en el proceso de aprendizaje de los hijos es una tarea obligada para los padres. Podemos ayudarles a mejorar su rendimiento académico y a ser mejores estudiantes. Para ello, debemos promover un ambiente familiar donde la educación se vea como algo positivo y natural.

Una buena organización y la creación de un plan de estudio ajustado a sus necesidades ayudarán a conseguir el éxito académico. Pero, además, conseguirás una mayor vinculación con tu hijo. Vuestra comunicación será más fluida y esto repercutirá positivamente en la mejora de las relaciones familiares.

Esperamos que este artículo te haya resultado de ayuda. Nos encantaría que nos dejaras algún comentario o que lo compartieras para ayudar a quien lo pudiera necesitar.

(Fuente de la imagen destacada: Andrea Piacquadio: 3769981/ Pexels)

References (5)

  1. Estudio científico
    Rego, M. A. S., Otero, A. G., & Moledo, M. L. ¿Puede la implicación de los padres mejorar el estudio de sus hijos en la escuela? La evidencia de un programa pedagógico. Estudios sobre educación. 2016 [2021]
    Link
    Link
  2. Tésis
    Abad Miguel, Carlota. El papel de los padres y su participación y colaboración en el proceso formativo de sus hijos. Familia y escuela: una tarea común para una educación de calidad. Universidad de Valladolid. Facultad de Educación y Trabajo Social. 2014 [2021]
    Link
    Link
  3. Libro
    Almela J. “Aprender a estudiar... no es imposible”. Madrid: Palabra; 2002 [2021]
    Link
    Link
  4. Artículo científico
    Vilca Apaza, H. M., & Mamani Apaza, W. W. Los siete hábitos de los niños con alto rendimiento académico en Puno: análisis desde el contexto y tipo de gestión. [email protected]ón, 8 (1), 48-60. 2017 [2021]
    Link
    Link
  5. Artículo científico
    Dezcallar, T., Clariana, M., Cladellas, R., Badia, M., & Gotzens, C. La lectura por placer: su incidencia en el rendimiento académico, las horas de televisión y las horas de videojuegos. Ocnos: Revista de estudios sobre lectura, (12), 107-116. 2014 [2021]
    Link
    Link

1 Comentario

Añade el tuyo.

+ Deja un comentario