¿Cómo motivar a mi hijo a estudiar?


¿A quién le apetece, después del colegio, llegar a casa y ponerse a estudiar? La respuesta es sencilla: a casi a ningún niño. Como padres, está en nuestra mano motivarles y conseguir que el tiempo que le dediquen al aprendizaje no suponga una tortura para ellos.

¿No sabes qué hacer para motivarle en el estudio? Pues es tu día de suerte. En este artículo, te damos los mejores consejos para que puedas ayudarle a aumentar su motivación mientras estudia. ¡Toma nota!

Lo fundamental

  • No podemos fijar objetivos sin antes conocer el potencial de nuestro hijo. Tenemos que ser conscientes de sus características y límites personales. No debemos exigirle nunca por encima de sus posibilidades.
  • Es importante inculcarle unas pautas para que vaya descubriendo por sí mismo las técnicas de estudio más adecuadas para él. Asimismo, debemos actuar como elemento de apoyo y nunca sustituir su esfuerzo y trabajo diario.
  • Una actitud positiva y comprensiva a la hora de apoyarle en el estudio, ayudará a incentivar su motivación.

8 consejos para motivar a tu hijo a estudiar

A la hora de motivar a nuestros hijos a estudiar, nuestro papel como padres es fundamental. Hay que aconsejarles y animarles durante el proceso. Es fundamental inculcarles unas bases que les resulten efectivas en el aprendizaje. Y que, al mismo tiempo, se sientan motivados mientras estudian. En este artículo, te explicamos 8 consejos infalibles para motivar a tu hijo con el estudio. ¡Mira!

niños estudiando

Es importante inculcar a nuestros hijos unas pautas que les resulten efectivas en el aprendizaje y que, al mismo tiempo, se sientan motivados mientras estudian. (Fuente: White77:286245/ pixabay.com)

Conocer las características y límites de nuestro hijo

Primer, debemos ser conscientes de sus límites y características personales. Antes de fijar objetivos, tendremos que averiguar su verdadero potencial. Si pretendemos motivarle de forma adecuada, debemos pretender que consiga aquello para lo que realmente está capacitado si le dedica tiempo. Nunca tenemos que exigirle por encima de sus posibilidades. Es decir, la motivación debe basarse en expectativas realistas.

No le debemos exigir a nuestro hijo que apruebe. Hay que hacerle ver que le pedimos que dé el máximo de sus posibilidades. Para ello, tenemos que conocerlo y saber qué le podemos pedir (1).

En el caso de tener un hijo con dificultades en el aprendizaje, habrá que efectuar una evaluación para detectarlas. Pues si solo nos limitamos a motivarle, sin darle los medios ni los recursos necesarios, probablemente no avanzaremos. No podemos pedirle motivación si no somos capaces, al mismo tiempo, de desarrollar estrategias al respecto.

Fijar objetivos

Te recomendamos que establezcas con tu hijo los objetivos a conseguir. Por supuesto, estos deben ajustarse a la situación, posibilidades y circunstancias del niño. Estas son las recomendaciones que hemos seleccionado a la hora de marcar objetivos:

  • Objetivos a corto plazo: Te aconsejamos fijar metas a corto plazo. Es decir, céntrate más en las notas y asignaturas trimestrales de tu hijo que en los resultados de final de curso.
  • Objetivos específicos: Las metas tienen que ser específicas. Por ejemplo, repasar diariamente durante 15 minutos Matemáticas.
  • Objetivos medibles: También tienen que ser cuantificables, para valorar si existe un progreso en su cumplimiento.
  • Participación activa del niño: A la hora de fijar los objetivos, hazlo con la colaboración de tu hijo. Déjale opinar al respecto para que sienta que forma parte de la planificación. Claro está que, cuanto más pequeño sea el niño, más costará que se involucre en el plan. Aun así, trata de implicar al pequeño de una manera u otra.
  • Objetivos personales: Es importante que lo ayudes a aprender a establecer sus metas personales. Esto le permitirá evaluar los beneficios que le reporta alcanzarlas. Así como las desventajas de no planteárselas (2).

El niño aumentará su motivación de forma progresiva. Sobre todo, cuando perciba cierta autonomía al ser capaz de desarrollar objetivos. También cuando vea que puede hacer las cosas por sí solo, sin la ayuda de los padres.

padre e hijos

Es complicado que los niños se sientan motivados a la hora de estudiar, pero no es imposible conseguirlo. (Fuente: fizkes: 123628553 / 123rf.com)

Establecer técnicas de estudio

Las técnicas de estudio deben mejorar el proceso de aprendizaje. No hay técnicas mejores que otras, ya que todo depende del niño. Lo importante es encontrar la que mejor le sirva a tu hijo a la hora de estudiar. Quizás le funciona una técnica combinada con otra o escogerá una u otra según la asignatura.

A continuación, te damos una serie de técnicas de estudio que debes trabajar con tus hijos. Así, adquirirán unos hábitos adecuados a la hora de estudiar:

Técnicas de estudio Características
Organización y planificación Establecer un calendario es perfecto. Sobre todo, para visualizar el tiempo en relación con la cantidad de estudio, tareas y proyectos a entregar. También es bueno incluir en él las horas de tiempo libre y sus actividades extraescolares. Es imprescindible que aprenda a organizar su tiempo.
Determinar un tiempo de estudio diario La concentración empieza a disminuir a partir de los 30 o 40 minutos de estudio. En general, entre los 3 y los 6 años, conviene empezar con tareas de 10-20 minutos para que el niño se vaya acostumbrando. Entre los 8 y 10 años, estudiar de 30 a 45 minutos sería lo ideal. A partir de los 12, hablamos ya de periodos de una hora y si es necesario algo más.
Comenzar a estudiar siempre a la misma hora Es importante que tu hijo se acostumbre a estudiar siempre a la misma hora, para crear el hábito. Esto le ayudará a ser constante y perseverante.
Descanso de estudio El descanso es una parte fundamental del estudio. Gracias a él, tu hijo puede aprovechar para despejar la mente. Además, hacer el descanso de forma adecuada puede mejorar su concentración y capacidad de retención. Una opción sería llevar a cabo la Técnica Pomodoro, que alterna el tiempo de estudio con el de descanso. Se trata de dividir el tiempo en intervalos fijos (pomodoros) de 25 minutos de estudio, seguidos de 5 minutos de descanso, con pausas más largas cada cuatro pomodoros.
Realizar una lectura comprensiva Ayúdale a realizar una lectura comprensiva para que entienda lo que está estudiando. Para que la lectura sea efectiva, debe comprender lo que se explica. Esto facilitará su aprendizaje.
Esquemas o mapas conceptuales Son muy efectivos para procesar la información. También ayudan a su comprensión y posterior memorización.
Ayúdale a ejercitar su memoria Existen una serie de técnicas y consejos para que tu hijo saque el mayor partido posible a su memoria.
Practicar con exámenes Es muy útil estudiar con preguntas que han aparecido en exámenes anteriores. También es importante realizar ejercicios prácticos para ensayar con preguntas relevantes sobre el tema.

Servir de elemento de apoyo

Te aconsejamos que apoyes a tu hijo en la resolución de problemas, la comprensión del enunciado o la organización de esquemas. Eso sí, apoyarle no significa hacerlos por él. Se trata más bien de ayudar en el control de las actividades diarias.

Existe una relación positiva entre las actitudes de apoyo manifestadas por los padres y las conductas de autorregulación. Además del uso de estrategias de aprendizaje autorregulado (3).

No te olvides de supervisar su motivación. Es decir, estimula y motívale durante el estudio o realización de la tarea. Apóyale cuando lo necesite. Recuerda que debes actuar como elemento de apoyo y nunca sustituir el esfuerzo, la implicación y autonomía del niño.

madre e hija

Percibir el apoyo de los padres puede ser un elemento esencial para la motivación de nuestros hijos. (Fuente: Evgeny Atamanenko: 105557614 / 123rf.com)

Uso de juegos didácticos

Siempre que se use de manera prudente, el juego puede resultar muy efectivo y motivador para los niños a la hora de estudiar. El juego adecuadamente dirigido asegurará al niño un aprendizaje a partir de su estado actual de conocimiento y destrezas. Es, potencialmente, un excelente medio de aprendizaje (4). Para que sea utilizado como estrategia didáctica, deberás escoger el idóneo. Tiene que contar con las siguientes características:

  • Debe ser estimulante y motivador
  • Tiene que despertar el interés y la participación del niño
  • Que implique acciones de juego que generen aprendizajes significativos
  • Tiene que cumplir con su función formativa
  • Que sea altamente creativo y active esa creatividad en tu hijo

Un juego con fines totalmente didácticos para todas las edades es el Kahoot. Se puede utilizar de forma grupal o individual. Esta plataforma online de aprendizaje plantea una serie de preguntas con diferentes respuestas. El niño deberá entender, considerar y valorar, antes de marcar una opción. Todo ello, en un tiempo limitado. Mejora el autoconocimiento y el aprendizaje individual, ya que permite autoevaluarse.

Rosa del Carmen Flores Macías- Psicóloga educativa

"Una condición indispensable para un buen desarrollo escolar de su hijo es que le muestre interés en su aprendizaje. También que lo reconozca cuando hace bien las cosas por medio de frases positivas y de una caricia afectuosa."

Ambiente atractivo y adecuado

Una de las claves fundamentales para conseguir una buena concentración es disponer de un buen lugar para estudiar. Para que tu hijo tenga una mayor motivación, asegúrate de que el lugar en el que hinca los codos sea el ideal para estimular su aprendizaje. Por ello, el entorno adecuado debe cumplir con las siguientes características:

  • El lugar de estudio deber ser cómodo, tranquilo y bien iluminado
  • Su ambiente de estudio debe de estar alejado de ruidos y distracciones (teléfono, redes sociales, entre otros)
  • Es importante que no estudie tumbado en la cama, ya que no conseguirá la concentración conveniente

Nota importante: es aconsejable que el niño cuente con un lugar fijo para estudiar.

chica estudiando con hija

El entorno puede ser un reflejo de lo que hay en nuestro interior o un lugar que nos define y contagia su energía. (Fuente: Trendsetter-Images: 47850932 / 123rf.com)

Reconocer sus fortalezas

Identificar lo positivo en nuestros hijos es un hábito esencial para crear un ambiente de motivación. Descubre en qué destaca más y trata de potenciar positivamente esas fortalezas. Apóyale para que se sienta motivado y para que vea que estás a su lado para alentarle. Si se equivoca, no pasa nada. Hazle ver que hay más oportunidades para mejorar y que lo importante para alcanzar las metas es ser constante y persistente.

Cuando alguien muy importante para ti te muestra que cree en ti, tu nivel de motivación aumenta. Esto potencia la atención, el enfoque, la memoria y las emociones, logrando mejores resultados (5).

Núria Vallejo - Pedagoga

"Es importante educar a los niños desde pequeños en técnicas de estudio. Así, aprenderán a optimizar su tiempo y serán más operativos. La idea es adaptar técnicas al niño, a su edad y ritmo. Entre los 6 y 10 años pueden empezar haciendo los deberes a la misma hora, repasar la agenda y manejar las fechas clave."

Premiar el esfuerzo

No debes centrarte en reñirle cuando no aprueba un examen o no hace correctamente los deberes. Es también esencial que pongas en valor los momentos en que lo hace bien o se esfuerza. De este modo, tu hijo se sentirá realizado e importante. Una frase tan simple como “enhorabuena” o “lo has hecho genial”, puede hacer subir su autoestima y, en consecuencia, su motivación.

Puedes, de igual modo, premiar su esfuerzo con algún detalle o regalo. Los premios deben ser establecidos en relación con el objetivo, el esfuerzo que le va a suponer y con la edad. Si, por ejemplo, el premio es muy pobre cuando se ha esforzado mucho, puede perder la motivación. En cambio, si el premio es exagerado, entonces exigirá cada vez más cosas con una menor implicación.

Resumen

Es complicado que los niños se sientan motivados a la hora de estudiar, pero no es imposible conseguirlo. Como padre, puedes jugar un papel fundamental y ser de gran ayuda. Así, lograrás esa motivación que tanto buscas en tu hijo. Como lo oyes.

Gracias a una serie de pautas y técnicas de estudio, tu hijo podrá estudiar de la manera más eficiente y amena posible. Recuerda que tu apoyo es muy importante, siempre y cuando no sustituyas su esfuerzo e implicación. Ahora que ya conoces nuestros consejos, ¿a qué estás esperando para ponerlos en práctica con tu hijo?

(Fuente de la imagen destacada: piksel: 40972564/ 123rf.com)

References (5)

  1. Libro de técnicas de estudio para hijos en edad escolar
    Almela J. Aprender a estudiar ... no es imposible. Madrid: Palabra; 2002.
    Link
    Link
  2. Manual de apoyo educativo
    Barreto E, Flores R. MANUAL DE APOYO PARA PADRES Y MADRES CUYOS HIJO(A)S (AS) PRESENTAN DIFICULTADES EN SU APRENDIZAJE [Internet]. Tutoriaaprendizajeadolescentes.org. [cited 24 March 2021].
    Link
    Link
  3. Proyecto de investigación
    Cerezo M, Casanova P, de la Torre M, de la Villa Carpio M. Estilos educativos paternos y estrategias de aprendizaje en alumnos de Educación Secundaria [Internet]. Redalyc.org. 2011 [cited 25 March 2021].
    Link
    Link
  4. Tesis de pedagogía infantil
    Leyva Garzón A. El juego como estrategia didáctica en la educación infantil [Internet]. Repository.javeriana.edu.co. 2011 [cited 25 March 2021].
    Link
    Link
  5. Libro
    Perret R. El secreto de la motivación. 2nd ed. México; 2016.
    Link
    Link

+ No hay comentarios

Añade el tuyo.